El Manisero

Autor: Moises Simons

Maní, maní, maní...,
si te quieres por el pico divertir
cómprame un cucuruchito de maní.

Ay, qué calentico y rico está
ya no se puede pedir más,

Ay, caserita no me dejes ir
porque después te vas a arrepentir
y va a ser muy tarde ya.

Manisero se va...

Caserita no te acuestes a dormir
sin comprarme un cucurucho de maní.

Cuando la calle sola está,
casera de mi corazón,
el manisero entona su pregón
y si la niña escucha mi cantar
llama desde su balcón:
“dame de tu maní,
que esta noche no voy a poder dormir
sin comer un cucurucho de maní”