Celia Cruz y su contexto histórico

12 de octubre del 2003

. En aquel momento los llamados Conjuntos habían sustituido a los anteriores sextetos y septetos. Eran muy conocidos el Conjunto Casino y el de Arsenio Rodríguez, así como el Conjunto Jóvenes del Cayo. Y la Sonora Matancera en la que cantaban Bienvenido Granda, Celia Cruz y otros solistas.

Celia Cruz, en aquel momento muy joven, era como tantas cubanas que cantaban aquella música bailable con características muy personales. Había heredado rasgos identitarios de su raza y su cubanía. Su voz tenía un timbre especial, la voz de mulata, que ella dominaba técnicamente. Emitía su voz con la misma impostación en un amplio registro, con notas graves muy cálidas y las agudas fuertes y restallantes como es característica de los soneros. Su voz tenía un vibrado suave.

Otro rasgo importante era su profesionalidad; dominaba con gran oficio la interpretación de guarachas, sones y boleros. Nunca perdió el ritmo, ni introdujo innovaciones ni variantes que cambiaran su estilo y mantuvo una dicción perfecta. Se pueden comparar grabaciones antiguas con las últimas y lo único que pudiera notarse es el tono un poco más bajo de su voz.

Todos estos elementos de identidad cubana, que los escuchamos también en Caridad Cuervo y en las actuales Haila y Osdalgia, llevaron a Celia Cruz a todos los ámbitos del mundo y en su voz iba la música cubana de una época. Sus presentaciones fueron siempre exitosas y tuvo un gran apoyo técnico en directores y compositores que valoraron sus condiciones artísticas, lo que culminó en una carrera meteórica con cientos de actuaciones en conciertos y festivales, grabaciones, participaciones en telenovelas y películas y obtuvo los más grandes premios por su calidad artística. Celia Cruz emigró de Cuba como tantos otros artistas que habían ido en busca de nuevos horizontes económicos, pero su compromiso político la ató a aquellos escenarios donde se enriquecía y se llenaba de gloria, añorando y buscando el recuerdo de su patria. No quiso exponerse con un regreso y le llegó el final llevándose sólo los borrosos recuerdos de sus palmas. También iba Cuba en su peregrinar interno. Cuando se le preguntó qué era la salsa dijo: -- “¿La salsa? La salsa es música cubana”.

Sus sentimientos de nostalgia los expresa cuando canta evocando la patria que dejó:
Te busco perdida entre sueños, el ruido de la gente / te envuelven en un velo
Te busco volando en el cielo / el viento te ha llevado como un pañuelo viejo
Y no hago más que rebuscar / paisajes conocidos / en lugares tan extraños
Que no puedo dar contigo…

O esta otra, que aparece en su último disco y muestra su preocupación por el olvido:
Cuantos amigos que dejé / y cuántas lágrimas lloré / Yo viviré para volverlos a encontrar…. Oye mi son, mi viejo son, tiene la clave de cualquier generación, en el alma de la gente…

O en su canción Nostalgia de palmeras:
Siento la nostalgia de palmeras agitándose en el viento cual pañuelo despidiéndose de mi cuando me fui…Cuando me vean llegar ¿Me reconocerán? ¿Y me saludarán el día de mi regreso?

Celia Cruz se llevó en la memoria histórica la música cubana que representó digna y profesionalmente en los escenarios del mundo, la memoria histórica de nuestra identidad musical, que queda en la tradición cubana para generaciones actuales y venideras.