Bandas de concierto

Se conoce la existencia de bandas de música en distintas localidades de la Isla, vinculadas a los regimientos militares españoles. Estas bandas tenían una función militar, pero sus integrantes, peninsulares y criollos fueron músicos que se dedicaron también a la organización de pequeñas bandas, que llamaron orquestas típicas, para amenizar bailes. También las bandas militares ofrecían conciertos en parques y lugares públicos  para el solaz de los vecinos que concurrían a los paseos nocturnos y dominicales. Estas festividades fueron llamadas retretas, y pudiera considerarse la  actividad principal de aquellos conjuntos por la sistematicidad que adquirieron.

Las  orquestas típicas estaban conformadas por un contrabajo, dos violines, dos clarinetes, un cornetín,  un trombón de pistones y un figle. Incluían también un pequeño tímpani, y un güiro criollo. En ocasiones, cuando había grandes festejos o bailes, o venía una compañía de opera o zarzuela, se duplicaban algunos instrumentos para cubrir las necesidades sonoras del lugar.